«Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos», Ray Bradbury

Encuentra tu librería

Abierto hasta medianoche

Parada técnica: ruta de librerías por Florencia

Feltrinelli

-

Para viajar en el tiempo y en concreto al Renacimiento, no hay mejor ciudad que Florencia. El hogar de Dante, Miguel Ángel, Boticelli, Maquiavelo, los Medici y otros grandes ilustres artistas, escritores, filósofos y, en definitiva, humanistas es un museo vivo y la demostración total de la impresionante capacidad del hombre: su magnífica catedral, Santa María Novella, el palazzo Pitti, los Uffizi, los jardines de Bóboli y un sin fin de monumentos y edificios notables.

Este interés por la cultura y la búsqueda de la belleza está también presente en las múltiples librerías que la ciudad revela a cada paso. De todo tipo, algunas se confunden con las irresistibles papelerías donde comprar el famoso papel de aguas fabricado artesanalmente y otros singulares objetos como plumas, lupas, grabados, cuadernos encuadernados en piel y sellos. Cuesta distinguir estas magníficas tiendas con las librerías-anticuarios como la Libreria Antiquaria Cappellini (Corso de' Tintori, 27) y la librería Salimbeni (Via Matteo Palmieri, 14-16r), que sufrió las inundaciones de 1966, ambas cerca de la iglesia de Santa Croce. Sin olvidar a la librería Giorni (Via de' Martelli, 35), abierta desde 1937, que es otro ejemplo de librería de segunda mano donde encontrar ejemplares raros y de coleccionista.

La librería Salimbeni tras las inundaciones de 1966

 También cerca del duomo, se encuentran las librerías Seeber y Feltrinelli. Situadas en la misma calle (Via de' Cerretani) y a poca distancia la una de la otra, disponen de una amplia oferta de libros de novedades, del momento y más de cadena pero no por ello peores. Al otro lado del río, en Oltrarno y cerca del Ponte Vecchio, se encuentra Giunti al Punto (Via de' Guicciardini, 5) que es del mismo estilo.

 

Como no podía ser de otra manera, en Florencia, muchas de las librerías están especializadas en religión. La librería San Paolo (Piazza del Duomo, 32) con vistas a la catedral es muy apetecible gracias a la luz que entra por el ventanal que da al patio del palazzo Niccolini. No muy lejos, está la librería Claudiana (Borgo Ognissanti, 14) que cuenta con títulos que tratan las distintas creencias desde todos los ámbitos: teología, música, cine, historia...

 

Pero si lo que uno quiere es llevarse un buen recuerdo o ampliar los conocimientos de lo visitado, todos o casi todos los museos e instituciones a los que uno va tienen una librería con encanto: la pequeña y escondida del jardín de Bóboli, la interminable de la galería Uffizi y su impresionante sección infantil, la mezcla de merchandising con los libros en el Museo dell'Opera del Duomo. ¡Imposible no pararse a inspeccionar!

En los jardines de BóboliEn los jardines de Bobolí 

Florencia es apasionante, en todos los sentidos, porque en ninguna otra parte del mundo se puede descubrir así cómo se mezcla el pasado con el presente en sus fuentes, estatuas, iglesias, plazas, palacios...

Y en sus librerías.